EL NIÑO LLORON NO ES UN CUENTO. EL NIÑO LLORON ERES TU.

El niño llorón no es un cuento. Es un catálogo de felicidad. Es una guía de viajes. Es el prospecto de la mejor medicina. Es un espejo para mirarse, para vernos reflejados, porque alguna vez estuvimos en alguna de sus páginas. Es un acertado diagnóstico, hecho por el más loco y atractivo terapeuta. Es un programa electoral. El niño llorón no es un cuento. Es un manifiesto: un fantasma recorre nuestra piel. El fantasma de la felicidad, con más caras de las que creemos y más caminos que recorrer que la simple carcajada. Es un libro de autoayuda sin guión, sin consejos. Es un vestido a tu medida, un traje de chaqueta con corbata de lágrimas haciendo juego con tus zapatos. Es una excursión por el río de vivir que va a dar al mar. El niño llorón no es un cuento. Es una poesía con un triste final que te alegra el alma. Es un dibujo con los colores de existir: rojos y verdes y púrpuras… pero también grises y negros. Es un programa informático que no permite borrar errores, porque existieron y forman parte de ti. ¿Hay alguien que no haya cometido ninguno? ¡Mentira! permítetelo, ¡joder! porque… El niño llorón no es un cuento. ¡El niño llorón eres tú!

Autor: Tomás Jiménez.